lunes, 6 de agosto de 2012

Adultos que no saben dibujar y niños que no saben qué dibujan.



Paseando por Cádiz me encontré una recopilación de 1980 de la “popular”revistaultraderechista Fuerza Nueva. Como soy un poco freak del collage, decidí llevármela a pesar de que era un armatoste incómodo de cargar (física y moralmente). Pero mereció la pena.

Ojeándola en casa descubrí que, aparte de contenido fascista de alto voltaje, contiene una sección juvenil que llamó rápidamente mi atención: retratos de Franco, legionarios, arribas-España, tricornios, vírgenes, símbolos carlistas y falangistas entre mil disparates más dibujados por niños de entre 6 a 14 años.


Los dibujos que tienen algo, cierto rollo contemporáneo y con esto no quiero declararme amante de la derecha precisamente. Me refiero al trazo y al estilo “sin estilo” que despachan los chavales. Para los que estamos metidos en el mundillo del fanzine, está claro que algo está surgiendo. Cada vez la gente dibuja “peor” para conseguir un estilo personal, imitando por ejemplo, al ultra-católico Daniel Johnston.



El trazo amorfo de los niños, las figuras desproporcionadas y la intensidad de las connotaciones de las imágenes convierten estas piezas en pequeñas obras de arte descontextualizadas que más que ensalzar, dejan en evidencia el abuso de poder que retratan.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada